Refrigerios

«El hombre que tiene amigos debe ser amistoso, y amigos hay más unidos que un hermano» – Proverbios 18:24

Al finalizar cada servicio ofrecemos un pequeño refrigerio para compartir la mesa como en familia y platicar sobre nuestro día a día, esta fraternidad nos ayuda a fortalecer nuestros lazos de amistad y hermandad.

Ocasionalmente algún miembro de la iglesia dona voluntariamente el café y los refrigerios, creando un espacio ameno para que todos compartan sus logros, desdichas, alegrías y oraciones con gente que de verdad se preocupan por ti y no te juzga.

Este también es un excelente momento para aprender un poco sobre la cultura de hermanos de otros países, sus costumbres, comidas y dialectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *